<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=401297604575879&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Biome Makers Blog

Oda al "the Pale Blue Dot"

El suelo es la piel de nuestro planeta. En una sola cucharada de suelo podemos encontrar más organismos vivos que los que hay en toda la Tierra.

Independientemente de la especie o del lugar en el que nos encontremos, todos compartimos un bien común y vital: el propio planeta al que llamamos hogar. Con su inmensa belleza, este "Pale blue dot" (1) nos proporciona mucho más que un lugar para vivir. Es el hogar de complejos ecosistemas que trabajan juntos de forma asombrosa, creando las condiciones perfectas para mantenernos a todos. Por eso, celebrar este milagroso planeta sólo un día al año parece una falta de homenaje, una idea de última hora lamentablemente decepcionante. Los debates sobre nuestro hogar deben ser el centro de nuestra atención todos los días. Pero el Día de la Tierra nos ofrece la oportunidad de comprometernos y apreciar las muchas formas en que dependemos de la Tierra, y por qué es tan urgente protegerla. En este día, celebramos la Tierra honrando las formas en que ha llegado a sostener nuestras vidas. 

El Día de la Tierra presenta un tema muy cercano para los científicos y entusiastas de la ciencia que se especializan en la salud del suelo. Sentimos una especial curiosidad por las complejidades del ecosistema, y aún más ganas de compartir nuestros hallazgos con el mundo. Creemos que la pasión por el aprendizaje y el intercambio de conocimientos es vital para posibilitar formas en las que nosotros, como especie, podamos beneficiarnos de nuestro ecosistema planetario de forma sostenible. 

Como organismos terrestres, cuando miramos a la Tierra, lo que más vemos es el suelo. Es natural, pues, que "suelo" y "tierra" se utilicen indistintamente. El suelo es la piel de nuestro planeta. En una sola cucharada de suelo podemos encontrar más organismos vivos que los que hay en toda la Tierra. Piénsalo así: ¡ imagina que tienes unas manos tan grandes como para sostener a todos los seres humanos de la Tierra y que te sobra espacio! Así de grandes somos en comparación con estos minúsculos organismos. Aunque son pequeños, estas poderosas fuerzas que dan vida han trabajado junto con otras formas de vida durante miles de millones de años, construyendo este lugar que ahora llamamos hogar. De hecho, toda la vida durante los más de mil millones de años de la era Arcaica fue estrictamente bacteriana. (2)

Un momento clave en la historia de los microbios en nuestro planeta se remonta a hace unos 3.500 millones de años, cuando se cree que las bacterias fotosintéticas aparecieron por primera vez en la Tierra. Estas bacterias, conocidas como "cianobacterias" o "algas verde-azules", formaron estructuras adhesivas en la superficie de las rocas en forma de montículos calcáreos, formados por capas de las cianobacterias secretoras de cal y sedimentos atrapados. Estas estructuras, llamadas "estromatolitos", son las responsables de la introducción de oxígeno en nuestra atmósfera. Las cianobacterias siguen existiendo hoy en día y son uno de los grupos de bacterias más grandes e importantes de la Tierra. Muchos depósitos de petróleo del Proterozoico se atribuyen a la actividad de las cianobacterias. También son importantes proveedoras de fertilizantes nitrogenados en la agricultura y a menudo desempeñan un papel clave en el mantenimiento de la estabilidad de las costras superficiales de los semidesiertos y la fertilidad de los suelos agrícolas en las regiones áridas. Las cianobacterias también han sido tremendamente importantes a la hora de configurar el curso de la evolución y el cambio ecológico a lo largo de la historia de la Tierra. Antes de que surgieran durante el Arcaico y el Proterozoico, la atmósfera de la Tierra tenía una química muy diferente, inadecuada para la vida tal y como la conocemos hoy. (3)

Además, las plantas son capaces de realizar la fotosíntesis hoy en día gracias a una cooperación especial con las cianobacterias, a través de la "endosimbiosis". Este proceso implica que un protista unicelular engulle una cianobacteria fotosintética de vida libre y la retiene, en lugar de digerirla en la vacuola alimenticia. La célula capturada, denominada "endosimbionte", se redujo posteriormente a un orgánulo funcional unido por dos membranas y se transmitió verticalmente a las generaciones siguientes. Este improbable conjunto de acontecimientos estableció un nuevo supergrupo de linajes eucariotas llamado "Plantae", que abarca muchas algas fotosintéticas y plantas terrestres. (4) 

 
 
 
 
 
Stromatolites West Australia

Figure 1.  Hamelin Pool Stromatolites - West Australia

 
 
 
 
 
 
 

Las plantas son actualmente el reino de vida dominante en nuestro planeta, con una biomasa de unas 450 gigatoneladas de carbono (Gt C). El segundo componente principal de la biomasa de la Tierra son las bacterias (≈70 Gt C), que constituyen ≈15% de la biomasa global. Otros grupos, en orden descendente, son los hongos, las arqueas, los protistas, los animales y los virus, que juntos representan el <10% restante. (3)

 
 
 
 
 
 
 
Biomass Distribution

Figura 2. Representación gráfica de la distribución global de la biomasa por taxones. (2)

 
 
 
 
 
 
 

Tabla 1. Resumen de la biomasa total estimada para los grupos taxonómicos abundantes. (2)

 
 
 
 
 
 
 

En combinación con las plantas, que contienen restos de cianobacterias en las células verdes que les permiten proliferar, las bacterias son responsables de casi el 83% de la biomasa de la Tierra. Más aún si tenemos en cuenta los organismos que se alimentan de las plantas, incluidos nosotros mismos. Teniendo esto en cuenta, cambiemos de nuevo la perspectiva y veamos cómo las bacterias tienen unas manos tan grandes, que no sólo pueden sostener a todos los seres humanos, sino que también pueden alimentarnos, permitirnos respirar y darnos la vida. Después de todo, ¡no son tan pequeñas!

Con el poder de nuestras mentes, junto con nuestra extraordinaria capacidad de comunicación, cooperación y construcción de herramientas, hemos encontrado muchas formas de utilizar los recursos de la Tierra a lo largo del tiempo. Pero como hemos aprendido, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. "Somos criaturas capaces de utilizar nuestra compasión y nuestra inteligencia; nuestra tecnología y nuestra riqueza para lograr una vida abundante y significativa para cada habitante de este planeta". - Carl Sagan, astrónomo y escritor científico estadounidense. 

Para honrar de verdad a nuestro planeta, debemos llevar nuestro aprecio al siguiente nivel, tomando decisiones activas tanto a pequeña como a gran escala para protegerlo y preservarlo. En palabras de Sagan, "Nos enfrentamos a un punto de bifurcación crítica en la historia, lo que hagamos con nuestro mundo, ahora mismo, se propagará a lo largo de los siglos y afectará poderosamente al destino de nuestros descendientes". De la misma manera que los microorganismos y las plantas, y cómo han dado forma a nuestras vidas. Debemos unir fuerzas entre industrias, naciones e ideaciones políticas, para destinar nuestros recursos a remediar el cambio que hemos causado en el clima de nuestro planeta. Sólo así podremos seguir viviendo, apreciando y celebrando nuestro planeta, el único hogar que hemos conocido.

 
 
 
 
 
 
 

El autor de este artículo:
Ava Mehrpour
Especialista en comunicaciones de Biome Makers

 
 
 
 
 
 
 

Bibliografía

 (1) Sagan, Carl. Pale Blue Dot: A Vision of the Human Future in Space. First edition. New York: Random House, 1994. Print.

(2) Knoll, Andrew H et al. “Life: the first two billion years.” Philosophical transactions of the Royal Society of London. Series B, Biological sciences vol. 371,1707 (2016): 20150493. doi:10.1098/rstb.2015.0493

(3) Bar-On, Yinon M et al. “The biomass distribution on Earth.” Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America vol. 115,25 (2018): 6506-6511. doi:10.1073/pnas.1711842115

(4)  Chan, C. X. & Bhattacharya, D. (2010) The Origin of Plastids. Nature Education 3(9):84